El camino de la traduccion jurada y JDImmigration

Fundar una empresa nunca ha sido fácil. La excusa de «estamos en crisis» o, simplemente, «ahora no es un buen momento» ha existido desde el principio de los tiempos. Eso mismo le dijeron a JDImmigration, una empresa experta en traduccion jurada y con sede en Madrid. No importa si hay una crisis en los medios de comunicación o no. Fundar una empresa siempre ha sido complicado, costoso y algo que se piensa mil veces antes de hacerse.

En este caso, queremos exponer como hay personas que consiguen entrar en mercados tan saturados como el de los visados, permisos de trabajo y legalización de documentos. Así pues, si estás sopesando la idea de fundar una empresa, te interesará conocer la historia de JDImmigration y su despegue en el mundo del derecho.

Con el boom de internet, todo el mundo está centrado en el sector digital, sin embargo muchas veces olvidan que hay mercados antiguos que requieren una renovación y deben reinventarse y dar paso también a la tecnología de dentro de sus muros.

Como es lógico, toda empresa y sea del sector que sea debe tener su propia página web. Para eso, lo que deberá hacer es publicar su dirección Web en la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información (LSSI), ya que este es un requerimiento obligatorio para cualquier empresa que se establezca en Internet y dado el hecho de que debe acompañar su publicación con una dirección concreta, debería hacerse con un apartado de correos para ello (en el caso en que no desee utilizar su propia dirección para ello).

A continuación, ha de dar de alta su fichero en la Agencia de Protección de Datos. Esto es importante en la medida en que si alguien le denuncia, este tipo de acciones legales resultan largas y muy complicadas de resolver (casi siempre a favor del usuario afectado), así que le interesa, y mucho, seguir este paso, aunque sea incómodo (la buena noticia es que es gratuito).

En tercer lugar, para la implantación de la empresa, han de costar 3000€ que, en diversas ocasiones, los nuevos empresarios alegan en concepto de aparatos tecnológicos como, por ejemplo, ordenadores y periféricos, aunque dicha acción ha de ser debidamente argumentada ante notario.

En cuarto lugar, ha de sopesar la denominación de su empresa y, para ello, ha de dirigirse al Registro Mercantil para preguntar la posibilidad de poder seguir adelante con el nombre que ha elegido. Esta consulta tiene un importe de unos veinte o treinta euros dependiendo de la Comunidad Autónoma en la que resida.

En quinto lugar, lleve a cabo las escrituras mediante notario (que también deberá pagar) y que deberá registrar, también. Le recomendamos que acuda a un consultor empresarial para ello.En sexto lugar, acuda a la delegación de hacienda para constituir la sociedad y, así, solicitar y obtener su NIF empresarial.

En sexto lugar, no olvide darse de alta como autónomo, ya que usted consta como el administrador de la sociedad y, por tanto, ser autónomo es obligatorio. Una vez hecho este camino, habrá recorrido el camino legal hacia su propia empresa. Eso mismo cree, JDImmigration quién tras hacer lo mismo que tu acabas de leer, se está proclamando líder en el mercado de las traducciones en Madrid.