Nuevas tendencias en naves industriales

Hay sectores que van mejor que otros, pero lo cierto es que más o menos todos han ido notando la crisis. Aún así, la gran mayoría de ellas está intentado adaptarse a los nuevos tiempos, ya sea innovando o buscando nuevas fórmulas para subsistir. Un ejemplo de ello son las naves industriales, que han ido ofreciéndose a nuevos nichos de mercado para poder tener nuevos ingresos, así, se ha ido dando paso a nuevos usos de este tipo de espacios.

La revitalización de las naves industriales

Hay varios informes que indican que el alquiler y venta de espacios no solo se ha reducido sino que, en este último año, los números de se han ido incrementando mes tras mes y trimestre tras trimestre. Especialmente se ha notado en los municipios que se sitúan alrededor de las principales ciudades del país, como Barcelona, Madrid o Sevilla, por citar solo tres ejemplos. Lo que si que pasa es que las posibilidades cada vez son menos porque hay un número inferior de locales disponibles.

Facilidades de crédito bancario

Tal y como apunta el portal de interempresas, como el sector está bastante en auge, es más fácil que las entodades bancarias se animen a conceder créditos, por lo que está impulsando a que se compre y se alquile más (es un pez que se muerde la cola: más ingresos = más beneficios = más posibilidades de éxito = más fácil que te concedan un crédito).

Otra cosa serían los solares, que de momento se siguen vendiendo muy bien (y a precios bastante elevados) lo que permite la construcción de nuevas naves y la apertura de nuevas ideas de negocio. España puede presumir de tener un sector industrial bastante fuerte, gracias a que históricamente hay muchas comunidades autónomas que han vivido de eso y ha repercutido a que hoy en día aún haya mucha actividad en el sector y a nivel internacional sea aún bastante reconocido. Esto facilita en gran parte las inversiones internacionales.

Naves de diferentes tamaños

En Catalunya, por ejemplo, la principal demanda está en las naves que ocupan como máximo 500 metros cuadrados. Esto es una ventaja por la gran cantidad de oferta existente, pero también cabe destacar que como la demanda es tan grande hay muchas empresas que han tenido que ir muy lejos de donde hubieran querido estar por falta de oferta en sus alrededores. Esto ha hecho también que los precios de las que se sitúan en la primera corona hayan podido multiplicar fácilmente sus precios, ya que todo el mundo quiere estar bien situado. Se podría hablar más o menos de un éxito en los 30km alrededor de la ciudad.

Naves grandes obsoletas

Por último, destacar también el problema de las naves grandes que a día de hoy se encuentran obsoletas por no cumplir la normativa europea que requiere este tipo de espacios. Por suerte, como el sector está bien, se espera que en los próximos meses (/años) estas naves puedan adaptarse y por tanto entrar en el mercado de circulación y compra venta.